lunes, 16 de julio de 2012

COMO PELAR SARDINAS RANCIAS




Como anuncié hace unas semanas, en la entrada de hoy explico la forma de pelar una sardina rancia o sardina de cubo.
He contado con la inestimable colaboración de mi compañero y amigo José Luis Bailín, quien domina esta técnica como nadie. Las manos que aparecen son las suyas.

Limpiarlas y pelarlas no es complicado, pero hay poner algo de cuidado y tener paciencia.

1.Se sujeta la sardina y se le quita la cabeza


2.Con el dedo índice se desplazan hacia abajo las vísceras.


3.Con cuidado se sigue abriendo la sardina hasta llegar a la cola ayudándose de ambos pulgares y dejando la espina central en un lado.


4.Una vez abierta, se separa la raspa del otro lomo. Para ello es mejor usar el dedo índice. Esta operación es la que requiere mayor cuidado. Mejor hacerlo sin ninguna prisa.

5.Por último, con delicadeza y decisión se separa la piel de los dos lomos. Quitar con cuidado las espinas que puedan quedar en la parte que rodea las vísceras.


6.Et voilà, la sardina está limpia y preparada. Y sin raspas, Javier, sin raspas.


Disposición adicional primera: Hay quien las chafa en la bisagra de una puerta y les hace mil perrerías. Como habeis podido ver, la cosa es bien sencilla, y eso que la sardina estaba mas seca que el ojo de un tuerto.
Disposición adicional segunda: No desanimarse, ni comprar solamente una sardina, la primera vez que lo intentemos es probable que se rompa. Al principio hacerse al menos con media docena, cuestan unos 30 céntimos cada una.

1 comentario: